Cristales como espejos

garman_FOZ9827 (1)

 

La limpieza de cristales en grandes superficies es una de las tareas que realiza nuestra empresa. Una labor que aúna destreza y conocimientos profesionales en aras a dejar los vidrios de una empresa, industria o institución relucientes durante el mayor tiempo posible.Se trata de una tarea muy técnica en la que es necesario tomar las medidas de seguridad oportunas. Te lo contamos:
Para limpiar cristales de grandes dimensiones hay que tener en cuenta una serie de factores. El primero de ellos consiste en humedecer la superficie. Una tarea que suele hacerse con un cepillo lavavidrios para la cual es necesario mojar el cristal haciendo especial hincapié en la eliminación del polvo que pueda encontrarse en las esquinas de la superficie.

garman_FOZ9860 (1)
Los profesionales suelen hacer esta tarea siguiendo un movimiento continuo de ‘zigzag’, lo que comúnmente se denomina ‘zigzagueo’ para que el cepillo vaya de lado a lado. De este modo se consigue enjabonar toda la superficie dando un primer lavado de cara a la zona acristalada a la que se debe hincar el diente.
Uno de los mayores impedimentos a la hora de limpiar cristales industriales reside en la alta de los mismos. Una situación que no supone ninguna barrera para el equipo de Limpiezas Garman que cuenta con un elevador que permite a nuestros profesionales poder acometer la limpieza de la mejor forma y salvaguardando su seguridad. De este modo, todos los empleados cuentan con un sistema que permite elevarse hasta llegar al punto a limpiar, al tiempo que disponen de la suficiente movilidad como para llegar a cualquier espacio.
Entre los utensilios que ponemos a disposición de nuestros clientes para poder realizar una óptima limpieza de cristales se encuentra la raqueta, que hace posible que el cristal se divida en distintas columnas para poder eliminar la suciedad de una sola pasada.
El resultado, una superficie acristalada reluciente, lista para dar la mejor imagen. Para dejar todo impoluto, recomendamos eliminar los reflejos que puedan quedar en el cristal por medio de la pasada de papel absorbente. Ahora sí. Nuestros cristales son mejor que un espejo.

garman_FOZ9840 (1)